Barajar la posibilidad

Seguramente habrán oído muchas veces la expresión “se baraja la posibilidad…” porque es muy utilizada en los medios de comunicación, siempre con la intención de indicar cierto convencimiento en las indagaciones que se hacen para averiguar la realidad de algún acontecimiento o sus circunstancias.

Obviando las acepciones directamente relacionadas con los naipes, barajar significa considerar las varias posibilidades o probabilidades que pueden darse antes de resolver, por lo tanto implica una variada gama de posibilidades u opciones. Porque para barajar algo es necesario que ese algo denote una cantidad, aunque sea pequeña. Y es que no se puede barajar una sola cosa, de la misma manera que es una estupidez barajar una sola carta.

Por otra parte, barajar lleva implícito el concepto mezclar. Pero no una simple mezcla, sino una mezcla dirigida a despistar a los participantes. Así se barajan las cartas bocabajo para que ningún jugador pueda saber con certeza qué lugar ocupa cada una de ellas en el mazo. Barajar algo aumenta la entropía de ese algo dificultando la elección de la mejor opción.

Por eso, la expresión “se baraja la posibilidad…” es doblemente errónea cuando se utilizan para dar noticias. Primero porque para barajar harían falta varias posibilidades y no solamente una, y segundo porque si lo que se pretende decir es que se sigue un camino específico y conveniente en el proceso de una investigación, el lexema barajar añade incertidumbre a la expresión y por ende a la noticia, en lugar de la convicción que se quiere expresar.

Comments are closed.