El por qué de este blog: Errores y mentiras

A principios del verano del 2010, en un blog en el que colaboraba, escribí un artículo que intitulé “La infomierda”. Lo redacté sin pretensiones, y cual fue mi sorpresa cuando apareció ocupando un lugar destacado en la web “menéame”.

El artículo versaba sobre la información y la poca fiabilidad que le atribuimos. Por los comentarios de los lectores y las referencias y enlaces al artículo original, me di cuenta de que la gente tiene muy poca confianza en lo que lee y escucha, incluso aunque (o especialmente porque) las fuentes sean pretendidamente fiables.

Personalmente desconfío de todo lo que leo en los periódicos o escucho en la TV y la radio, y por supuesto en Internet —tanto noticias como publicidad— porque creo que la información está contaminada, por eso me cuesta tanto creer en lo que me dicen. Pero no me imaginaba que mi desconfianza fuera compartida por tantos congéneres. Y es que siempre (al principio sin saberlo) seguí el primer principio cartesiano “no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada mas que lo que se presentase tan clara y distintamente a mi espíritu, que no hubiese ninguna ocasión de ponerlo en duda”.

Porque periodistas, portavoces, representantes de las corporaciones e instituciones, profesionales de la comunicación, reporteros, corresponsales, cronistas, redactores, autores, anunciantes, presentadores, comunicadores, porteras, verduleras, correveidiles y demás generadores y transmisores de la información, la corrompen al mismo tiempo que la propagan.

He llegado a la conclusión de que la información se contamina básicamente por dos motivos: el error y la mentira. A veces ensucian la información sin darse cuenta cometiendo errores al expresarse, y otras veces la emponzoñan con intención mintiendo descaradamente.

El motivo de este sitio es, pues, intentar eliminar la suciedad que enturbia la información y revelar lo que hay detrás. Lo intentaré de dos formas: recogiendo los errores que tan frecuentemente detecto en los medios de comunicación y que confunden al receptor, y denunciando las mentiras que desde tantos sitios nos quieren hacer tragar. Y para ambas cosas requiero vuestra ayuda.

Esta entrada fue publicada en Errores, Mentiras y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.