Muchas inexistentes felicidades

Pasó la lotería y ya estamos inmersos en la Navidad (puta navidad, que llaman algunos), fecha de felicitaciones y buenos deseos a la fuerza.

Todos los años me pasa igual, y es que cuando me felicitan me quedo cortado, no sé qué responder y me cuesta mucho devolver la felicitación. El problema es que creo que la felicidad no existe, y me parece muy hipócrita desear algo en lo que no creo.

En este blog suelo seguir a rajatabla los dictados del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, sin embargo, mi concepto de felicidad difiere bastante del de la RAE. Según dice el diccionario la felicidad es algo tan simple como un “estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien” (esta prosaica definición quizá se deba a que los sesudos miembros de la Academia suelen ser bastante mayores y deben tener bastantes achaques, por eso se contentan con mucho menos), por lo que a muchos les bastaría con tener un móvil nuevo para ser feliz.

En cambio, pienso que la felicidad, si existiera, debería ser un estado sublime que supondría la carencia de todo tipo de problemas, preocupaciones y malestares. Por eso creo que es imposible de alcanzar.

La vida nos demuestra que la felicidad es una utopía y que sólo podemos aspirar a pocos y breves momentos de satisfacción y bienestar. Son pocos porque difícilmente concurren todas las circunstancias para alcanzar ese estado porque son tantos los problemas y las preocupaciones que es difícil desentenderse de ellos. Y son breves porque en cuanto alcanzamos ese estado de dicha siempre ocurre algo malo o aparece alguien y lo fastidia.

Sin embargo, que no exista la felicidad no debe ser un inconveniente para intentar alcanzarla porque, como seguramente alguien dijo, la felicidad está en su búsqueda (y si nadie lo dijo antes, yo me apunto la frase).

Así que, desde este punto de vista, y siendo coherente con lo que pienso, sólo puedo desearos que tengáis muchos y muy largos estados de bienestar.

Para vosotros, abrazos, y para vosotras, besos.

Esta entrada fue publicada en Errores, Mentiras y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.